Cuando el alma te habla

Permanezco durante mucho tiempo observándote, respetando tu aprendizaje como una madre amorosa y paciente. Soy testigo cada mañana de cómo te aseas frente al espejo y no te miras a los ojos… y no me ves. Sigo confiando en ti, en tu sabiduría, confío en que un día me veas y comprendas que siempre estuve aquí, contigo. Hay muchas cosas que quiero contarte, puedo recordar cada segundo de mi vida si es preciso y extraer cada detalle e información importante para ti. Sé que ahora escuchas a tu mente y mi voz es cuestionada y analizada por ella. Esperaré, esperaré en este constante estado de calma y respeto a que seas tú quien decida escuchar y seguir el camino que tan amorosamente planifique para ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: